Los estudios de género

¿Qué es…?

Los estudios de género

Cecilia Luque, investigadora del Área Letras y responsable del Programa Interdisciplinario de Estudios de Mujer y Género, dependiente del Consejo de Dirección del Ciffyh, explica qué son los estudios de género y cuáles son sus líneas de investigación.

Marcha conta la violencia de género“El género es una categoría de análisis acuñada por pensadoras feministas para referirse a los atributos, las funciones y los valores que socialmente se asignan a los individuos en virtud de las características anatómicas y fisiológicas de sus cuerpos”, explica Cecilia Luque, responsable del Programa Interdisciplinario de Estudios de Mujer y Género (PIEMG), cuyo objetivo es analizar con conciencia crítica los múltiples aspectos de las vidas, las historias y los saberes de las mujeres y otros sujetos que carecen de representación política, para contribuir a construir una sociedad más equitativa.

“La noción de que el género es la interpretación social de las diferencias sexuales, la idea de que ‘ser mujer’ -o ‘ser hombre’- no es algo con lo que se nace sino algo que se construye socialmente a lo largo de la vida de una persona, tienen mucho potencial: permiten rebatir el esencialismo biológico con el que se explican y justifican las desigualdades sociales entre hombres y mujeres, permiten pensar como posibles los cambios necesarios para construir una sociedad más justa e igualitaria”, dice Luque.

– ¿Cómo explicarías básicamente que son los estudios de género?
En los estudios de género confluyen los contenidos, las perspectivas teóricas y los enfoques metodológicos de varias ciencias sociales y humanas, por lo cual hay una gran variedad de objetos específicos de investigación (desde las representaciones de la sexualidad humana en las artes hasta las modalidades del trabajo doméstico; desde la participación de las mujeres en los eventos históricos hasta la definición de los Derechos Humanos). Sin embargo, podría decirse que el meta-objeto de los estudios de género son los modos por los cuales las interpretaciones sociales del sexo son impuestas a los individuos e internalizadas por ellos (vayan como ejemplos la educación y la publicidad), son las dinámicas de poder implícitas en las transformaciones de la diferencia sexual en desigualdades sociales.

– ¿Hay diferentes líneas de investigación en los estudios de género?
La gran variedad de líneas de investigación dentro del campo de los estudios de género se debe, por un lado, a la gran cantidad de objetos de estudio disciplinares que existen; por otro lado, la revisión de perspectivas teóricas y  enfoques metodológicos desde el filtro de la categoría de género también multiplica los modos de abordar tales objetos de estudio. Y está el hecho de que algunos temas o problemáticas -como la explotación sexual de mujeres- son inherentemente transdisciplinares, pues involucran diferentes factores en interacción -lo económico, lo psicológico, lo moral, lo legal, etcétera-. Por lo tanto, la amplitud o la especialización de la formación académica de quien investiga, como así también las posibilidades de conformar equipos interdisciplinares de trabajo, tienen mucho peso a la hora de elegir líneas de investigación y diseñar  proyectos.

– ¿Cómo se puede hacer para que los estudiantes se interesen por la investigación en estos temas?
– En primer lugar, algo obvio: nadie se entusiasma por aquello que no

Congreso Interdisciplinario de Género y Sociedad, una de las actividades organizadas por el PIEMG
Congreso Interdisciplinario de Género y Sociedad, una de las actividades organizadas por el PIEMG

conoce. Por lo tanto, habría que incluir los estudios de género en la curricula de grado -ya sea como materia de contenidos específicos o incorporando la perspectiva de género en el resto de las materias-. Luego, habría que mostrar a los y las jóvenes que los estudios de género no son una más de las tantas áreas de conocimiento en las que pueden especializarse, que no se trata de una opción equivalente a elegir Literatura Española o Historia Medieval, por ejemplo, sino que se trata de un modo de ver y encarar la realidad, un modo que nos permite encontrarle sentido social a lo que hacemos, algo que suele preocuparnos a quienes nos dedicamos a las Humanidades…
Finalmente, las diferentes unidades académicas deberían facilitar la incorporación de los y las estudiantes tanto a los equipos de investigación allí radicados, cuanto a programas de extensión relacionados con cuestiones de género. Una vía ya existente son las ayudantías y las becas, aunque éstas están reservadas a estudiantes avanzados. Pero hay otras maneras de estimular el interés de jóvenes universitarios. Por ejemplo, el PIEMG organizó un concurso de ponencias para estudiantes de grado en 2007 sobre la perspectiva de género en las ciencias sociales y también un concurso para diseñar el logo del Programa en 2009. Ambas convocatorias fueron pensadas fundamentalmente como disparadores para incentivar a la población universitaria a investigar más sobre género. Los resultados fueron muy buenos. Las maneras de captar a los y las estudiantes son variadas, sólo es cuestión de imaginarlas e implementarlas.

Share